Hidalgo ya despenalizó el aborto; qué otras entidades también lo permiten

Hidalgo hizo historia al convertirse en la tercera entidad del país en permitir la interrupción legal del embarazo por elección de la mujer, uniéndose a la Ciudad de México y Oaxaca, que despenalizaron el aborto en 2007 y 2019, respectivamente. 

No obstante, existen situaciones permitidas para acceder al aborto legal en todo el territorio mexicano; en todos y cada uno de los 32 estados de la república existen algunas de las 8 causales permitidas en el país.

Cabe recordar que el aborto en México está regulado a nivel estatal, en los Códigos Penales de cada entidad federativa, y bajo ciertas situaciones llamadas causales, que liberan o excluyen de responsabilidad penal a la mujer y a quien o quienes proveen o acompañan en el procedimiento de aborto, dependiendo de la entidad donde se encuentra.

Las 8 situaciones o causales por las que se permite el aborto por ley son:

  • Cuando el embarazo el producto de violencia sexual. Aplica cuando el embarazo es resultado de violencia sexual, incluyendo relaciones sexuales forzadas, coaccionadas o no consentidas.
    • Se permite en todas las entidades del país.
    • La atención en los servicios de salud es inmediata y no requiere la presentación de denuncia penal contra el agresor. De acuerdo con lo establecido en la Ley General de Víctimas y la Norma Oficial Mexicana 046, en caso de que una mujer quede embarazada como consecuencia de una violación, tiene derecho a interrumpir el embarazo si así lo decide y cuando ella lo requiera, sin establecimiento de un límite de semanas de gestación.
  • Imprudencial o culposo. Cuando el aborto es consecuencia de un acto no premeditado. Es decir, cuando es consecuencia de un acto involuntario, imprudencial o accidental.
  • Por malformaciones graves del producto. Aplica cuando se diagnostican alteraciones o malformaciones genéticas o congénitas graves. No es necesario que las alteraciones o malformaciones sean incompatibles con la vida extrauterina.
  • Cuando la salud (física, psicológica o social) de la mujer está en riesgo o se ve afectada por el embarazo. La mujer puede acceder a un procedimiento de aborto legal cuando el embarazo deteriora, afecta o compromete su salud, también cuando el embarazo agrava algún padecimiento físico o mental preexistente o crónico. De igual forma cuando el embarazo impide continuar con algún tratamiento médico o terapéutico.
  • Causas económicas graves. Cuando la mujer tenga una situación económica precaria.
  • Inseminación artificial no consentida. Cuando el embarazo es producto de un método de reproducción asistida que fue realizado en contra de la voluntad de la mujer.
  •  A solicitud de la mujer. Cuando la mujer lo elige, independientemente de las razones detrás de su decisión, hasta las 12 semanas de gestación.
    • Sólo existe en la Ciudad de México, Oaxaca, y ya entró en vigor en Hidalgo.

Así, las causales en cada entidad no sólo establecen el acceso a la interrupción del embarazo para las mujeres que radican en ese estado, sino que también incluye a las mujeres que viven en otras entidades y se encuentran o se trasladen al territorio.

En tanto, además de acudir a los servicios públicos o privados de su comunidad, según lo permitido por la ley, las mujeres tienen la opción de gestionar su propio procedimiento en casa, guiadas por profesionales de la salud capacitados, o de acompañantes o colectivas con experiencia, usando herramientas virtuales, llamadas telefónicas, entre otros; o bien, pueden hacerlo solas en sus casas y en espacios seguros.

El aborto es un procedimiento muy seguro cuando se practica en condiciones adecuadas: con personal capacitado, insumos necesarios, y tecnología e información adecuada. También es un servicio de salud esencial y sensible al tiempo que, de no realizarse, puede tener graves consecuencias para la vida y la salud física y mental de las mujeres.

“Seguiremos teniendo las conversaciones necesarias hasta que quede claro que el aborto es un tema de salud pública, de derechos humanos y de justicia social. Seguiremos trabajando hasta que el aborto seguro sea reconocido y garantizado como un derecho de todas las mujeres, un derecho que nos permite alcanzar otros derechos como el derecho a la vida, a la vida libre de violencia, a la autonomía reproductiva”, mencionó María Antonieta Alcalde Castro, directora de Ipas CAM (Centroamérica y México).

Que las mujeres tengan más o menos acceso a los servicios de aborto legal, según el lugar en el que radiquen, detona un problema de discriminación y de justicia social, pues conlleva a que tengan más o menos derechos dependiendo del territorio donde se encuentran. Además, privilegia a las mujeres que tienen recursos económicos para trasladarse a una entidad donde esté despenalizado; sin embargo, las que no, se ven orilladas a acceder a procedimientos clandestinos, inseguros o asumir maternidades forzadas.

En Ipas México consideramos que las discusiones sobre la despenalización del aborto en el país sólo pueden avanzar al reconocimiento del derecho de las mujeres a evitar maternidades impuestas, con la aspiración de que todas las maternidades sean deseadas y elegidas, respaldadas por un Estado laico y una sociedad que respete la voluntad de la mujer a través de la justicia y la equidad #SeráLey.